22 mar. 2011

Algo sobre mi padre (capitulo 1: el móvil)

Antes de trascribir estos diálogos trascurrido entre mi padre y yo, quien os escribe desea puntualizar que todo lo que cuento, palabra por palabra, es verdadero.

Me hallaba en Roma y después de haber pasado dos horas con mi padre charlando de lo que más le gusta (o sea que yo soy un idiota) le pido en préstamo el coche. El me lo concede. Bajo a la calle, subo en el coche (mi padre me mira por la ventana), enciendo el motor y no consigo hacer 100 metros que me suena el móvil. Lo tenia en el bolsillo delantero de los vaqueros (disculpen la rima pero aunque lo habría tenido en el trasero era lo mismo). Así que me cuesta bastante sacarlo. Cuando lo consigo veo que a llamarme es mi padre. No puede ser nada de importante, porque de hecho no han pasado 2 minutos desde cuando nos hemos saludado. Además estoy conduciendo. Así no contesto y dejo el móvil en le asiento a mi lado. En un momento vuelve a sonar (es siempre mi padre). Todavía no contesto, pero entre di un instante el móvil suena otra vez y otra vez más. Así que al final contesto.
“¿Que pasa papá?”
“Quería decirte una cosa”
“Dime”
“Te ruego de no hablar en el móvil cuando estas conduciendo porque la multa llegaría a mi.”
Toda la arte surrealista y algo de Borges y el Teatro del Absurdo por completo me pasan delante. 
Cuelgo sin contestar.

1 comentario:

  1. Hay cosas que no cambian nunca...Ellos son así surrealistas. Juasss.
    Llevas modo vobrador en el tf?

    ResponderEliminar