7 feb. 2011

Revolviéndose en su tumba (La sombra aburrida)


Recibo y publico con mucho gusto esta reseña escrita por Egidio.

Esta es la critica de la película: "La sombra prohibida tiene ritmo , suspense y mucha acción”. Y más: “La dirección artística y los efectos especiales no tienen nada que envidiar a muchas películas americanas de este género.” Y todavía más: “El director logra enfrentarse a la obra del genio de Providence, superando otras producciones menos fieles a la mitología de Cthulhu, y creando una atmósfera con todos los elementos que conocemos de sus libros: sectarios, escritos prohibidos, dioses primigenios, ritos ocultistas...”
¿Que decir más? Pues nada, parece una bonita película de acción thriller con algo de horror... ¡Pues no! Esta película es una estafa! Juro que estuve a punto de pedir el dinero devuelto, pero como no me gusta hacer historias ni discutir, dejé estar, pero ahora quiero decir la mía.
Me parece genial que el director (o el guionista) haya querido crear algo en honor a aquel genio de la literatura de ciencia ficción que es H. P. Lovecraft, pero si ahora este se está revolviendo en su tumba es lo mínimo que pudiera hacer (si fuera yo, visitaría los sueños de estos seudos guionistas y/o director).
Vamos a ver, esta no es una película, sino un culebrón, como mucho (y es decir mucho, pero mucho mucho) una serie, adaptada, muy mal, hay que decirlo, al mercado del cine. El audio es el mismo de los culebrones que cada día nos machacan los huevesitos en prácticamente todas las cadenas españolas. La fotografía es muy básica, la historia se desarrolla desde un escenario fijo a otro, con breves momentos de "acción" que solo sirven a que los protagonistas lleguen al siguiente escenario fijo. Las cosas que pasan no las vemos, nos las cuentan los actores.
¿S
ectarios? ¡No se ven ni de coña! Nos hablan de ellos unos actores sentados sobre una cama, de pie en un parque, conduciendo un coche. ¿Escritos prohibidos? ¿Que? ¿Cuando? ¿Donde? ¿Dioses primigenios? No se ve nada, nada de nada. Solo al final por 3 minutos, digo 3 minutos se ve algo. Por lo restante es solo una charla sin parar.
En pocas palabras, un culebrón de casi dos horas, sin acción, intrigas, ni sexo (joé si es lo único que nos interesa en los culebrones...) historia sencilla y vista millón de veces, fotografía inexistente. Lo único que es digno (bueno... más bien es algo valorable...) es la aparición de Cthulhu, que vemos en la cartelera, por un minuto verso el final de la película.

Si vais a verla al cine procurad que os paguen la entrada... ¡los del cine a vosotros quiero decir!

1 comentario: