27 dic. 2010

El water de mi abuelo (o de la Navidad)


Mi abuelo vivía en una casa grande de dos plantas en un pueblo cerca de Napoli. Todavía tenemos esta casa y de vez en cuando vamos, toda la familia, a pasar la Navidad allí. Hay en el cuarto de baño de la casa de mi abuelo, algo espantoso: el water.
Es de color rosa, bastante ancho. En el centro, bajo el agua, se halla un enorme agujero, mucho más grande de lo normal, como un ojo, rosa, que te fija. Vamos, algo inquietante.
Pero lo verdaderamente extraordinario pasa en el momento de echar el agua. Para empezar: el ruido. Profundo, tremulante, ronco. Imposible quedarse sentado sin hacerle caso. Tienes que incorporarte, darte la vuelta y mirar. El ruido lo hace el agua que sale, no de repente sino despacio e inexorable. Con una intensidad creciente. Pero este agua, esta fuente incierta, no se lleva nada, como seria normal esperar, si no que llena, en unos segundos interminables, el water casi hasta el final. Y tú, delante de este espectáculo, ves todo tu trabajo, todo tu curro marrón, flotante y asombroso, subir. Es en este momento, en el cual casi te preguntas a ti mismo: ¿Pero qué coño pasa? que toma forma, bajo tu incredulidad, un remolino. Al principio es un movimiento lento, como un desfile que empieza a moverse hacia la derecha. Separando cada trocito de tu trabajo, cada trocito de papel, que dan vueltas en un moverse noble y majestuoso. Luego el remolino, después de dos o tres vueltas más, se trasforma en un verdadero tornado. El movimiento se hace más veloz, el ruido más dramático. Y toda la existencia de tu tripa está allí, corriendo, danzando, casi gritando, siempre más y más veloz. Ahora el tornado empieza a hundirse y cuanto más se hunde, más estrecho se hace. Y cuanto más estrecho se hace, se hace más veloz. Y más se acerca al agujero. Hasta que, en un último eructo, se traga todo. Y queda solo el silencio y la nada.
Aún no he comprendido si el water de mi abuelo es una broma de la naturaleza o un asombrosa metáfora de la vida (o de la Navidad).
Antonino Pingue © 2010 Todos los derechos reservados

2 comentarios:

  1. Pues una metafora y un water cojonudo, está claro. Feliz Navidad y feliz deposición también.

    ResponderEliminar